Amor que persevera

Jesús nos ha regalado un ejemplo hermoso, nos ha dado un amor perfecto. Con ese amor ha cuidado de nosotros, un amor que persevera

¿Te has puesto a reflexionar sobre una de sus últimas oraciones?

Aquella donde le pidió a su padre evitar la cruz. Jesús sintió miedo aun cuando sabía que aquel acto era algo que daría esperanza a la humanidad. No quiero imaginarme cómo me encontraría frente a una circunstancia donde mi vida está por entrar en una gran aflicción, sin embargo todo el tiempo durante nuestra vida, enfrentamos circunstancias que ponen nuestra paz a prueba, donde nuestra confianza está al límite. Jesús estuvo en esa misma situación pero tenía claro lo más importante, el objetivo, el resultado y quién estaba con él.

El objetivo que todo aquel que en el creyera tuviera vida eterna; el resultado, que tú y yo pudiéramos reconciliarnos con el Padre; y quien estaba con él, tenía un plan.

Jesús confió en el plan perfecto.

Si estás pasando por un momento difícil, confía en Dios, Dios tiene la capacidad para cambiar las circunstancias pero él se enfoca en cambiar tu corazón.