Dios permanece para siempre

Todo cambia, todo pasa, todo “evoluciona”. Es increíble como la vida corre aun cuando por momentos sentimos que es excesivamente lenta. Y aunque el tiempo diría Albert Einstein, es relativo. Cada segundo todo deja de ser lo que era para convertirse en algo nuevo. Sin embargo, Dios no, él es el mismo de ayer, de hace un mes de hace un siglo, Dios permanece para siempre, Dios nunca deja de ser.

Cada que lo escucho o pienso, me gusta reflexionar en un versículo que habla del amor, sin duda es de lo más conocidos y difundidos. Analicemos algunos detalles.

El amor es paciente, es bondadoso; el amor no tiene envidia; el amor no es jactancioso, no es arrogante; no se porta indecorosamente; no busca lo suyo, no se irrita, no toma en cuenta el mal recibidono se regocija de la injusticia, sino que se alegra con la verdad; todo lo sufre, todo lo cree, todo lo espera, todo lo soporta. El amor nunca deja de ser.

1 de Corintios 13

Me encanta este versículo porque aunque hoy sé que me encuentro en un dimensión finita y me es imposible terminar de conocer a Dios, aquí encuentro tanto de Él..

En primer de Juan 4:8 encontramos “El que no ama no conoce a Dios, porque Dios es amor”

¡DIOS ES AMOR!

Entonces si fusionamos ambos versículos encontraríamos algo así:

DIOS es paciente, es bondadoso; DIOS no tiene envidia; DIOS no es jactancioso, no es arrogante; no se porta indecorosamente; no busca lo suyo, no se irrita, no toma en cuenta el mal recibidono se regocija de la injusticia, sino que se alegra con la verdad; todo lo sufre, todo lo cree, todo lo espera, todo lo soporta. DIOS NUNCA DEJA DE SER

Es muy fácil dejarnos llevar por lo que no dura, pero si seguimos el ejemplo de Jesús, seremos personas que viven en paz con el mundo y tienen sus ojos puestos en Dios. No te preocupes por lo que va a pasar en tu vida, por los sucesos que ves en las noticias, mejor dale las gracias a Dios por ser lo único en tu vida que no cambia, que no varía, que no se arrepiente, que no envejece, QUE NUNCA DEJA DE SER

DIOS PERMANECE PARA SIEMPRE

Todos ellos envejecerán como una vestidura pero Tú permaneces para siempre ¡Tienes un Dios que sobrepasa las generaciones! No hay nada que temer

Hebreos 1:11 dice: