No te rindas

Hay días que siento que no tengo más fuerza, que todo pareciera marchar en mi contra. Por momentos, quisieras salir corriendo, quisiera esconderme en un rincón y no volver a salir. Por más que me digo a mi misma “No te rindas” parece que no quedan fuerzas.

¿Te suena familiar?¿Te has sentido así?

Muchas veces estamos agotados y por más que luchamos pareciera que todo va de mal en peor. Sin embargo, la vida es una combinación de momentos positivos y otros… no tan positivos (aparentemente)

Pero cuando ponemos nuestra vida en Dios, podemos ver y reconocer que lo que vivimos hoy, no determina nuestro futuro porque confiamos en la palabra de Dios, en las promesas de nuestro padre celestial.

Hoy quiero recordarte una de las palabras que ha confortado mi corazón en los peores momentos, en aquellos que las lagrimas no dejan de salir, que el frío quema y la soledad pareciera invadir mi corazón.

No importa qué sea por lo que estás pasando, ama a Dios sobre ese problema, confía a Dios sobre esa circunstancia, no te rindas, no cedas, porque no es el final, ¡todo estará bien! y ¿Sabes porque por qué?…

Y sabemos que para los que aman a Dios, todas las cosas cooperan para bien, esto es, para los que son llamados conforme a su propósito.

Romanos 8:28

Más que aconsejarte que no te rindas, mi mensaje es: No estás solo, No estás sola. Aun hay mucho por delante, aun viene cosas buenas, Dios está trabajando en ti y contigo solo confía y espera con fe en nuestro Dios

No te rindas

No te rindas, aun estas a tiempo
de alcanzar y comenzar de nuevo,
aceptar tus sombras, enterrar tus miedos,
liberar el lastre, retomar el vuelo.

No te rindas que la vida es eso,
continuar el viaje,
perseguir tus sueños,
destrabar el tiempo,
correr los escombros y destapar el cielo.

No te rindas, por favor no cedas,
aunque el frio queme,
aunque el miedo muerda,
aunque el sol se esconda y se calle el viento,
aun hay fuego en tu alma,
aun hay vida en tus sueños,
porque la vida es tuya y tuyo tambien el deseo,
porque lo has querido y porque te quiero.

Porque existe el vino y el amor, es cierto,
porque no hay heridas que no cure el tiempo,
abrir las puertas quitar los cerrojos,
abandonar las murallas que te protegieron.

Vivir la vida y aceptar el reto,
recuperar la risa, ensayar el canto,
bajar la guardia y extender las manos,
desplegar las alas e intentar de nuevo,
celebrar la vida y retomar los cielos,

No te rindas por favor no cedas,
aunque el frio queme,
aunque el miedo muerda,
aunque el sol se ponga y se calle el viento,
aun hay fuego en tu alma,
aun hay vida en tus sueños,
porque cada dia es un comienzo,
porque esta es la hora y el mejor momento,
porque no estas sola,
porque yo te quiero.